Miguel Ángel Torres. 44 años. Economista. Creador de Serena.

¨Los inversionistas creen en la gente apasionada¨

 

Los sueños también se convierten en realidad cuando se conjuntaron las variables correctas: Miguel estudió Economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, posteriormente trabajó en el departamento de estudios económicos de Bancomer, conocía las tendencias, había analizado los mercados, de ahí que sabía que el tema de asistencia a extranjeros en territorio mexicano crecería considerablemente, tenía un socio con la misma pasión y, lo mejor, tenía la experiencia muy pero muy cercana.

“Mi familia estaba involucrada en ayudar sin fines de lucro porque una de mis hermanas estaba al frente de un asilo y lo había convertido en su proyecto de vida”, recuerda Miguel, originario de Mexicali.

Así que en 2007 junto con Flavio Olivieri, su socio, creó un plan de negocios y salieron a levantar capital. “Hace seis años no existía la cultura del capital ángel y del capital de riesgo, así que sólo pensábamos invitar inversionistas.” Todo marchaba a la perfección pues en marzo de 2008 iniciaron operaciones con tres servicios para los extranjeros retirados: enfermería bilingüe a domicilio, cuidado y gestión de adultos para llevarlos a citas médicas, y servicios de mantenimiento y reparaciones en los hogares.

Poco después lanzaron las tarjetas de membresía para asistencia médica y un año más tarde inauguraron la primera residencia de asistencia para adultos mayores en Rosarito, Baja California. Todo bajo una marca denominada Serena.

El lanzamiento de productos no se detuvo y se sumaron programas de membresías para el mercado nacional, así como servicios de cuidado empleando herramientas tecnológicas.

Para los emprendedores que consideren levantar capital, Miguel recomienda tener una buena idea, apostarle todo y plasmarlo en un plan de negocios hecho con detenimiento y revisado por expertos. “En su momento no consideramos invitar ni a amigos ni a la familia. Fuimos por inversionistas locales que vieron pasión en nosotros, eso es lo que más vende porque ellos invierten en la gente”.

Y él lo ha comprobado en varias ocasiones, ya que con la crisis de 2008 volvió a levantar capital y ahora planea hacerlo nuevamente para un proyecto más que involucra desarrollo tecnológico también enfocado en su mercado original y, por supuesto, en la apertura de casas para adultos mayores de hasta 20 habitaciones en diferentes áreas metropolitanas, todas ellas con los elementos que han distinguido a Serena: trato humano, excelente preparación, calidez y un ambiente bello.

Y será en 2014 cuando el modelo de negocio se transforme pues las empresas se separarán en dos. Una con la apertura de cuatro o cinco casas y otra que comercializará las soluciones tecnológicas que es integran una  plataforma de cuidados para adultos mayores.

Aprender y siempre estar en busca de conocimientos, así como escuchar a personas talentosas y rodearse de ellas es el secreto de Miguel que se complementa a la perfección con Flavio, ambos emprendedores a los que les gusta soñar pero también aterrizar sus sueños.

“Más que hablar del éxito me gusta hablar de la felicidad porque me considero un tipo feliz que transmitirá ese valor a sus empleados”, asegura Miguel.

 

 

Agradecemos a Miguel Torres compartir la historia de Serena con Decide Ser Grande.