7 reglas de oro al diseñar un logo.

Las variables a tomar en cuenta a la hora de diseñar un logo son innumerables, lo que brinda también la misma cantidad de oportunidades de ser originales, sin embargo existen ciertos parámetros (más relacionados con el sentido común de lo que se cree), que deben tomarse en cuenta para que el logo sea ‘funcional’ a todo nivel. No se trata de si el logo es ‘bueno’, cuya calificación tiene mucho de subjetivo, sino de que se pueda trabajar con él a todo nivel…

Estas siete claves a tomar en cuenta, han sido clasificadas por The Logo Factor Design Blog, para tener una guía clara y muy útil, de aquellos aspectos, que después de leer, encontrarán que también tienen en común muchos de los grandes logos grabados a fuego en la mente del consumidor.

1) Originalidad

El logo debe ser único, mostrar su diferencia con respecto a otros. Por muy buenos logos que existan, hacer una ‘versión’ de éstos no garantiza el contagio del éxito. Para no hablar de las complicaciones legales.

2) Intemporalidad

Cada cierto tiempo, surgen tendencias y modas a nivel de diseño, que suele contagiar a la creación de logos. Si bien es cierto que existen elementos que sugieren ideas y deben ser usados, aferrarse a una tendencia momentánea puede servir un tiempo pero luego quedará obsoleta, especialmente porque muchas derivan de nuevas posibilidades de herramientas de diseño, que luego son superadas por otras y así hasta el infinito. El logo debe ser capaz de mantenerse durante años, sin verse anticuado al primer cambio de tendencia.

3) Libre de ‘trucos’

Los efectos especiales y filtros, suelen ser muy usados por diseñadores inexpertos, en aquellos logos de negocios a los que ‘les falta algo’. El problema es que lo que puede faltar es integridad al diseño, lo que no se obtendrá agregando sombras, brillos o biseles. Puede que sirva para mostrar las posibilidades de la más reciente actualización del software de diseño, pero no hace demasiado por la marca. Este tipo de tratamiento es ideal para ser usados en brochures de lujo, pero no cuando se trata de usar el logo en material normal. Debe ser técnicamente sencillo, para que sea fácil de adaptar, lo que lleva al siguiente punto…

4) Adaptabilidad

Durante la vida de la compañía, el logo se usará en todo aquello que sea posible y necesario. Esto significa que debe poder adaptarse a diversos tamaños y materiales, sin perder su calidad de diseño. Debe verse bien en todas las opciones de impresión, además de tener una versión de calidad en blanco y negro, para casos de reproducción BW de baja resolución, una versión linear.

5) Escala

Para usar el logo, éste debe tener la capacidad de poder minimizarse sin perder su esencia y sin deformarse. Parece lógico, pero no siempre se piensa en ello, por ejemplo, debe poder distinguirse cuando se coloca de tamaño ‘estampilla’, en un afiche donde se está junto a otros promotores. Aquellos que se logran distinguir a distancia sin importar su tamaño, suelen ser los más simples. Mientras más detalles tenga un logo, más difícil de adaptar.

6) El color es secundario

El color es extremadamente importante. Y es lógico que se utilicen los colores corporativos como parte de la marca de la empresa. Sin embargo, cuando se trata de diseñar el logo, el color es secundario. Un logo que requiera color para ‘mantener’ el diseño junto está bien si la reproducción es optima, (websites, procesos de impresión de 4 colores, o lo que tengas) pero ello será apropiado, si también lo es el tamaño. Aquellos logos que se asientan demasiado en el color, tienden a mezclarse cuando se minimizan, a menos que el contraste de, por ejemplo, los dos colores usados, sea pronunciado. El uso de varios colores en un logo, si se trata de reproducciones de baja resolución, es aún más complicad de mantener con calidad y legibilidad.

7) Aspect Ratio & Footprint apropiados

El Aspect Ratio es la relación entre la altura y el ancho del logo. Usualmente no se desea un logo demasiado alto o demasiado ancho. Un diseño ‘cuadrado’ siempre es ideal, porque brinda la mayor adaptabilidad al logo, especialmente cuando está siendo usado en conjunto con otros diseños.

El footprint de un logo, por su parte, se refiere a la cantidad de espacio físico que se requiere para colocar un logo en cualquier página. Si el footprint está mal determinado, los elementos del diseño puede ‘salirse’ del espacio apropiado y afectar el tamaño del mismo, así como su impacto visual.

Como suele suceder en diseño, estos parámetros no siempre se cumplirán o serán necesarios en cada ocasión, sin embargo tomarlos en consideración, por el contrario, puede evitar muchos dolores de cabeza a posteriori.

 

Referencia:

 

Murgich, Valeria. (2014, Septiembre 23). 7 reglas de oro al diseñar un logo. Merca2.0. Rescatado de: http://www.merca20.com/7-reglas-de-oro-al-disenar-un-logo/