Descubra nuevas formas de hacer negocios.

Su sitio Web es como su vitrina al mundo, por lo tanto, debe ser lo más profesional y atractivo posible.

¿Se ha fijado alguna vez que al caminar por un centro comercial siempre pasa por delante de algunas vitrinas y no las mira por segunda vez? O, en otro caso, ¿se ha dado cuenta de que una tienda con vitrinas y estantes sucios no lo invita a entrar?

Lo mismo sucede con Internet. Un sitio Web poco profesional inmediatamente presenta una calidad deficiente ante el cliente, aun cuando los productos que vende sean de buena calidad. Es igual que en el mundo real. No obstante, hay una gran diferencia.

En Internet usted puede dar la mejor impresión sin necesidad de gastar más dinero, no así en el mundo real.

Para dar una buena impresión en el mundo real es necesario invertir grandes sumas en una tienda con una imagen sobresaliente. En Internet, hasta los pequeños comerciantes pueden parecer grandes empresas. Después de todo, los consumidores sólo ven páginas Web. Si las páginas están bien diseñadas, es posible que sus clientes piensen que su empresa es mucho mayor de lo que realmente es.

Es precisamente el truco que utilizan muchas empresas en línea que han logrado competir con éxito con los peces gordos.

Usted también puede usar la misma estrategia, independientemente de si utiliza un software para creación de tiendas como ShopFactory, que le ofrece diseños galardonados, o si opta por contratar a un diseñador para que cree su sitio.

Si va a presentar su negocio en Internet, debe hacerlo como corresponde. No arriesgue su reputación con una presentación en Internet poco profesional.

Su página principal:

 
El inicio de su sitio Web, su "página principal", es como su vitrina.

Debe tener un aspecto profesional e invitar a la gente a entrar a su tienda.

Muchos sitios Web sólo tienen un logotipo bonito en la página principal y los nuevos visitantes deben adivinar de qué se trata.

En el mundo real, son contadas las oportunidades en que usted encontrará una tienda que no utilice la vitrina para dar a conocer lo que ofrece.

No piense que en Internet es diferente. La gente puede dejar atrás un sitio Web con la misma velocidad que pasa sin mirar una tienda en un centro comercial.

Por otra parte, un diseño profesional no implica grandes artilugios. Una disposición limpia, una imagen sencilla y un texto interesante funcionan mucho mejor que las páginas sobrecargadas, que tienden a confundir al visitante y no transmiten un concepto claro del sitio.

Referencia:

 

Revista PYME. (2012, Marzo 10). Descubra nuevas formas de hacer negocios. Revista PYME.  Rescatado de: http://www.revistapyme.com/index.php?option=com_content&view=article&id=296:781774241&catid=118:you-your-family1881923681&Itemid=555