En la actualidad la mayoría de las empresas buscan ser productivas, ser efectivas y/o ser competitivas. Sin embargo, ¿puedes lograrlas todas? ¿O debes enfocar todos tus esfuerzos para lograr sólo una de ellas?

Primeramente, debemos tener una idea clara de lo que significa ser efectivo, productivo o competitivo.

La efectividad es el equilibrio entre la eficacia y la eficiencia, entre la producción y la capacidad de producción.  Para lograr que nuestra empresa sea  efectiva, es necesario que sea eficaz y eficiente, es decir, que genere los resultados correctos a través de un adecuado uso de recursos. Es pues un indicador de qué tan hábil es una empresa para producir los resultados que deben darse a un costo competitivo.

Los dos grandes objetivos de una empresa son la eficacia y la eficiencia.

Efectividad = eficiencia + eficacia.

Es muy importante mencionar que una empresa debe primero buscar ser eficaz y después hacerlo de una manera eficiente. Existen casos de empresas que tienen altos niveles de eficiencia (cero desperdicios) pero que generan un producto que no puede colocarse en el interés de un cliente.

No olvidemos que la calidad se ha convertido en una simple definición ¨lo que el cliente quiere que sea¨. Como proveedor de un producto o servicio debo garantizar que los requerimientos de mi cliente (costo, tiempo de entrega, tiempo de respuesta, características, cantidad, etc.) se cumplan de acuerdo al compromiso establecido. Cumplir con los requerimientos del cliente es calidad; por lo tanto, calidad y eficacia significan lo mismo. 

La productividad es la relación entre la producción obtenida por un sistema de producción o servicios y los recursos utilizados para obtenerla. Es un indicador de la diferencia que existe entre nuestros ingresos (lo obtenido con mi producto) y nuestros egresos (lo que invierto para crear mi producto), es decir, de nuestra eficiencia para generar un resultado. 

Por último, la competitividad es la búsqueda de la efectividad que las diferentes empresas realizan para posicionarse como las mejores en sus rubros, superando a posibles competidores. De esta manera, si queremos que nuestra empresa sea competitiva, será necesario que diseñemos diferentes estrategias y métodos para no solamente obtener los mejores resultados, sino también para que esos resultados sean los mejores en el rubro, es decir que nuestra empresa pueda competir con otras empresas similares y sea la mejor. La competitividad es la capacidad que tiene nuestra empresa para mantenerse en una posición conveniente ante los competidores. Una empresa que logra una importante participación en el mercado es una empresa que puede competir, dado que tiene un producto que ha logrado posicionarse con sus clientes metas, y que lo ha hecho de manera eficiente y esto le permite generar negocio.

La productividad es una responsabilidad de la empresa, del equipo de líderes y colaboradores de una empresa que busca ser negocio. La competitividad es un trabajo en conjunto del gobierno, empresarios y la comunidad. La sana competencia es resultado de alianzas y acuerdos ganar-ganar que empresarios, proveedores, clientes e instancias gubernamentales realizan para que la economía crezca.

Es recomendable que toda PYME cuente con un empresario que participe activamente para lograr la competitividad y un administrador que asegure la productividad.

Como conclusión, podemos establecer lo siguiente:

-Para ser productivo, es necesario crear un producto con el mínimo de recursos.

-Para ser efectivo, es necesario tener una relación armónica de enfoque, alineación y resultados estratégicos entre todas las áreas de la organización para que pueda alcanzar su visión.

-Para ser competitivo, es necesario ofrecer al menos lo mismo que ofrecen las otras empresas que son nuestra competencia. Es necesario alinear todos los componentes para tener la capacidad de producir y mercadear nuestro producto en mejores condiciones de precio, calidad y oportunidad que los competidores.

Ahora bien, dando respuesta a la pregunta inicial, Decide ser grande, considera que sí se puede ser productivo, efectivo y competitivo. El secreto está en:

-Alinear todos tus recursos a una visión clara y definida.

-Contar con un Modelo de Negocios.

-Contar con el personal idóneo en cada puesto.

-Escuchar a tus colaboradores y a todos aquellos que intervienen de manera directa e indirecta.

-Tener la capacidad de romper paradigmas.

-Hacer reingeniería cuando sea necesario.

-Conocer las tendencias del Mercado.

Decide ser grande te propone que elabores un plan y que diseñes un modelo a seguir. Un modelo de negocio te servirá para entender tu negocio y evaluar si las decisiones son las adecuadas para lograr la eficiencia y eficacia.

“El éxito se compone en un 20% de capacidad y un 80% de estrategia. Puedes saber cómo leer, pero lo más importante es: cuál es tu plan para leer?  Jim Rohn