Sucede millones de veces cada semana; un cliente recibe una bebida de Starbucks y cada interacción es única.

Es sólo un momento en el tiempo. Una mano cruza un mostrador para entregar una taza a otra mano extendida y se establece una conexión.

Starbucks asegura que todo lo que hace tiene la finalidad de honrar esa conexión, desde su compromiso con la alta calidad de café en el mundo,  hasta la manera en que se comprometen con sus clientes y comunidades haciendo negocios de manera responsable.

Desde sus inicios, con una sola tienda, hasta el día de hoy, cuarenta años después,  cada lugar en el que Starbucks ha estado,  cada lugar que ha tocado, la empresa ha tratado de que éste sea  un poco mejor de como lo encontraron.

Esa es su forma de conducirse diariamente.

“To inspire and nurture the human spirit”

La misión de Starbucks es inspirar y nutrir el espíritu humano;  una persona, una taza y una comunidad a la vez. Atendiendo a sus clientes bajo ciertos principios es como Starbucks trata de vivir todos los días su misión.

Starbucks obtiene la calidad de su café buscando el grano más fino y cuidando y controlando el proceso completo desde su siembra hasta la hora de prepararlo y servirlo a un cliente en cualquiera de sus tiendas. Como parte importante de este cuidado, la empresa se ha preocupado por mejorar la calidad de vida de todas las personas que intervienen en el proceso.

 Para Starbucks, quienes trabajan para ellos son sus asociados; la empresa pretende, que para ellos, su trabajo no sea un trabajo cualquiera, sino un lugar al que pertenecen, donde pueden crecer y donde todos se tratan con respeto y dignidad.

Starbucks desea hacer sentir bien a sus clientes, que tengan una experiencia placentera durante su estancia en cualquiera de sus tiendas; para ello, les brinda una conexión humana, personalizada. En Starbucks, los asociados se esfuerzan a cada momento para que los clientes dejen afuera sus preocupaciones e identifiquen este lugar como el lugar de reunión con amigos, donde se hacen negocios o donde simplemente encuentran un momento de relajación y escape de su vida rápida.

Cada tienda es parte importante de una comunidad y Starbucks siempre buscará la forma en que pueda contribuir con el bienestar y desarrollo de la misma.

Starbucks siempre busca que sus socios se beneficien del éxito que generan las tiendas.

 

“Your drink should be perfect, every time. If not, let us know and we’ll make it right.” Barista promise.

Starbucks te promete el café perfecto.

Primero, definamos lo que en Starbucks es un “barista”.  Los baristas son la cara de Starbucks. Son expertos en elaborar deliciosas y perfectas bebidas. Conectan y crean momentos que hacen la diferencia en el día de cada persona.

Segundo, de acuerdo a su promesa, la bebida que consumas con ellos debe ser perfecta, siempre. Prometen que, sin importar quien sea quien te prepare tu bebida, sin importar el país en donde la compres, sin importar el clima de ese momento o si es cambio de turno o no, tu bebida será perfecta.

Lograr cumplir esta promesa es todo un reto; sin embargo, siempre tratan de cumplir; cuando ocurre un error, el asociado se asegura de que, al final, la bebida sea perfecta.

¿Pero… cómo le hacen siempre para poder cumplir su promesa? ¿Cuál es su fórmula?

Seguramente se alinean palabras como: sinergia, efectividad, liderazgo.

Sabemos una cosa: Starbucks es la franquicia líder a nivel mundial en el Mercado del café.

El artículo “El Secreto del Éxito de Starbucks” de la revista Soy Entrepreneur, habla del éxito de Starbucks como franquicia. El artículo menciona algunos elementos importantes como la clave de este éxito.

-Ofrecer un producto personalizado. El cliente tiene la posibilidad de elegir y personalizar el café que desea. Puede elegir el tipo de café, el tipo de leche, el tipo de sabor y la cantidad, la consistencia de la bebida, etc. Para el cliente es la cereza del pastel. Con esta estrategia Starbucks logra que sus clientes se sientan apreciados, valorados y consentidos.

-Rápida expansión. Crearon una cadena y un modelo que les ha permitido tener presencia globalmente.

-Tener un enfoque de alta calidad. Esta cadena busca diferenciarse en su visión. Las tres características diferenciadoras son: ser muy selectivo con sus franquiciatarios, vender productos premium a clientes urbanos de clase media-alta y no hacer publicidad en televisión.

-Ofrecen una experiencia. Más que un café, te ofrecen una experiencia. Puedes encontrarte con personas de tu agrado, con música de primera y en un lugar confortable. Por otro lado, crearon el valor de su marca a través de una experiencia única en torno al consumo de un buen café y del diseño de locales con ambiente cálido que evocan a los pequeños cafés del barrio. Crearon la experiencia Starbucks.

-Centran su funcionamiento en el cliente. La experiencia de Starbucks pone al consumidor en el centro de todo lo que hacen. Tratan de construir una relación personal con cada uno de sus clientes.

Starbucks es lo que es por lo que hace. Busquemos que nuestras empresas sean como ella, como McDonalds, como Virgin, como Mercedes.

Elijamos empresas que puedan ser referencia, que puedan ser nuestra guía, que puedan inspirarnos. Después de ello, marquemos nuestro propio camino. Busquemos solidez económica, permanencia en el Mercado y  tener presencia en el mundo para, en un futuro, convertirnos también en referencia para otros.

Veamos la imagen completa, sin que nos preocupemos por  pequeños detalles como una pérdida de 50 o 100 pesos en una venta y que comprendamos que es mejor a la larga perder ese dinero a perder un cliente. Seamos objetivos y visionarios. Aprendamos a comprometernos a hacer las cosas bien y a tomar decisiones inteligentes.

Por último, hagamos promesas que se conviertan en un reto diario.  Hagamos esas promesas como un ofrecimiento solemne de cumplir con rectitud y fidelidad un determinado deber, empleando para ello una fórmula fija, con nuestro nombre como respaldo. Atrevámonos a hacer esas promesas y a cumplirlas y así, tal vez, como en el caso de Starbucks, encontraremos nuestro camino  hacia el éxito.