Ganar-Ganar o no hay trato.

 

En la actualidad, la colaboración y cooperación se han convertido en las claves del éxito de una empresa, de una cadena productiva y de un emprendedor en busca de crear alianzas. Para poder generar acciones de colaboración y cooperación, se requiere tener un pensamiento ¨Ganar/Ganar o no hay trato¨. El escritor Stephen R. Covey nos muestra la relevancia de este pensamiento en su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” y nos comparte seis paradigmas de la interacción humana que determinan actitudes y conductas que fortalecen o debilitan las relaciones en un equipo de trabajo. A continuación les presento un abstract del libro ¨Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva¨:

 

Ganar/Ganar.

Ganar/Ganar no es una técnica, es una filosofía. Es una estructura de la mente y el corazón que constantemente procura el beneficio mutuo en todas las interacciones humanas. Ganar/Ganar significa que los acuerdos o soluciones son mutuamente benéficos, mutuamente satisfactorios. Con una solución de ganar/ganar todas las partes se sienten bien por la decisión que se tomó y se comprometen con el plan de acción. Ganar/ganar ve la vida con un escenario cooperativo, no competitivo. Ganar/ganar se basa en la creencia de que existe una tercera alternativa. No se trata de tu éxito o el mío, sino de un éxito mejor de un camino superior.

 

Gano/pierdes

Como estilo de liderazgo, gano/pierdes es el enfoque autoritario. Las personas del tipo gano/pierdes son proclives a utilizar la posición, el poder, los títulos, las posesiones o la personalidad para lograr lo que persiguen. Sin duda, existe un lugar para el pensamiento de gano/pierdes en situaciones verdaderamente competitivas y de baja confianza, pero la mayor parte de la vida no es una competencia; es una realidad interdependiente, donde la mayoría de los resultados a los que uno aspira dependen de la cooperación con otros, y donde la mentalidad de gano/pierdes no conduce a esa cooperación.

 

Pierdo/ganas

Algunas personas están programadas a la inversa: pierdo/ganas. Pierdo/ganas es peor que gano/pierdes, porque no tiene ninguna norma: ningún requerimiento, ninguna expectativa, ninguna visión. Las personas que piensan en pierdo/ganas por lo general están deseosas de agradar o apaciguar. Buscan fuerza en la aceptación o la popularidad. Tienen poco coraje para expresar sus sentimientos y convicciones, y la fuerza del yo de los demás las intimida fácilmente.

 

Pierdo/pierdes

Es la filosofía de las personas altamente dependientes sin dirección interior, que son desdichadas y piensan que todos los demás también deben serlo. Algunas personas se concentran tanto en el “enemigo”, les obsesiona tanto la conducta de la otra persona, que se vuelven ciegas a todo, salvo a su deseo de que esa persona pierda, incluso aunque esto signifique que pierdan los dos.

 

Gano

Las personas con mentalidad de no necesariamente tienen que querer que algún otro pierda. Para ellos, esto es irrelevante. Lo que les importa es conseguir lo que quieren. Como no hay un sentido de confrontación o competencia, el de es probablemente el enfoque más común en una negociación.

 

Ganar/ganar o no hay trato

Si estos individuos no llegarán a una solución sinérgica -con la que todos estuvieran de acuerdo-, podrían recurrir a una expresión superior del paradigma ganar/ganar: . No hay trato significa que si no podemos encontrar una solución que beneficie a ambas partes, coincidiremos en disentir de común acuerdo: no hay trato. Cuando se tiene la opción del “no hay trato”, se puede decir con honestidad: “Solamente me interesa un acuerdo ganar/ganar. Quiero ganar y quiero que usted gane”.

 

Las anteriores lineas son un Abstract del libro ¨los 7 hábitos de la gente altamente efectiva¨ del autor Stephen R. Covey. Es recomendable considerar el impacto positivo que tendría en la efectividad de los negocios y de toda organización, el generar acuerdos bajo el paradigma ¨ganar-ganar o no hay trato¨. Si un empresario o emprendedor tiene interés en un equipo flexible, eficiente y orientado al cliente, tendrá éxito en medida que existan hábitos de beneficio mutuo entre colaboradores, entre colaboradores y proveedores, entre proveedores y clientes, entre la empresa y la comunidad.