Karla Alcalá. 28 años. Creadora de Photowee!

 

La foto, mi pasión, mi negocio

El hobbie de fotografía se convirtió en un sueño hecho realidad que hoy se llama Photowee!

 

“Siempre me ha gustado la fotografía, era mi hobbie. Y cuando me gradué de la licenciatura de Diseño Gráfico me regalaron una cámara así que se me ocurrió hacer un booth”. En pocos meses, esa cabina de fotos en donde la gente se podía ataviar con lentes, sombreros, bigotes y hasta pelucas se convirtió en un punto de referencia por la idea innovadora pero sobre todo por la calidad de la imagen y, por supuesto, del servicio que Karla Alcalá le imprimió a su pasión: Photowee!

Al cabo del tiempo, la cabina básica que se conectaba a una  televisión y a unas lámparas para que la gente pudiera ver su foto se transformó en un diseño único ideado por Karla que dejó a un lado el toque “casero” para transformarla en una cámara profesional más fácil de transportar y más ligera creada en conjunto con un equipo de diseñadores industriales.

“El líder del mercado marca la pauta y yo no escatimé en la calidad de fotos al grado que hay eventos en donde no contratan a un fotógrafo porque prefieren contratarme a mí con Photowee.” Y es que no solamente se trata de una idea sumamente creativa sino de fotos de alta calidad para todo tipo de eventos que se pueden imprimir en el momento, se pueden coleccionar como álbumes electrónicos, o bien, pueden encontrarse en redes sociales.

Karla echó mano de la difusión en redes sociales pero para ello antes dedicó buena parte de su tiempo en poner en práctica sus conocimientos de diseñadora gráfica para generar la imagen, el nombre y una página web de promoción. De hecho, para ella el éxito de Photowee! radica en la penetración de la marca que hoy muchos conocen y reconocen en Mexicali pero también en Tijuana y hasta en San Francisco donde ya ha sido contratada.

Cada mes tiene una idea nueva de mejora continua para el negocio; sin embargo, su pasión está enclavada en la dedicación extrema de los detalles, en el cuidado al servicio al cliente, como buena perfeccionista que es.

 

Aprender para saber cómo usar su marca, cómo registrarla pero también cuestiones sumamente importantes como el llevado de la contabilidad y hasta las relaciones públicas son temas que desconocía por completo y en los que tuvo que invertir para convertir su sueño en un negocio con mucha imagen.

Agradecemos a Karla Alcalá el compartir con decidesergrande.com su pasión por generar ideas creativas y su incansable voluntad por materializarlas.