Isela Morales. 25 años. Diseñadora de modas. Creadora de la marca 00

Más que un sueño infantil, decisión y trabajo

 “Los jóvenes emprendedores deben aventarse, que el tiempo se les parezca poco porque hay mucho por recorrer.”

 

Desde niña tuvo el sueño de ser diseñadora de modas, así que cuando tuvo que tomar una decisión ni lo dudó: se mudó a Tijuana para estudiar la Licenciatura en Diseño de Modas para luego regresar a Mexicali, su tierra natal, para seguir buscando y mejorando la idea del diseño de modas local gracias al constante estudio y capacitación.

“Soy una mujer emprendedora. El diseñador no es un fashionista, ni una celebridad. Es una persona trabajadora que lucha por sus ideas y por sus sueños”, comenta Isela Morales, una joven que hoy transmite estas ideas a sus alumnas de la Universidad Vizcaya de las Américas en Mexicali y de quienes también aprende.

Inició con un taller de costura en donde empezó a crear y a ganar experiencia. Primero vendió por internet, aprovechó la mercadotecnia viral de las redes sociales para conocer a sus clientes pero al poco tiempo se dio cuenta que, en su negocio, la experiencia vivencial es vital, de ahí que decidió abrir un primer local para que la gente tocara las telas, las aplicaciones y se pudiera probar sus diseños.

Así nació 00, el nombre de su marca, una propuesta de su equipo original que significa que, como diseñador empiezas desde cero, desde abajo y poco a poco y con mucho esfuerzo y trabajo llegas al uno. “Hace tres años no había una tienda de diseñador en Mexicali, solo modistos o costureros, así que era una gran oportunidad para mostrar una, ahí tomamos fuerza en el mercado y nos ganamos el respeto de la gente”.

Isela recomienda que en la apertura de una tienda se consideren aspectos sumamente importantes como la ubicación, en su caso una zona con clientes potenciales hablando económicamente pero no ubicada en una calle principal porque eso implicaría competir con lo que ya está. De igual forma, cuidar todos los detalles al interior, de ahí que 00 sea una tienda vintage, clásica y que todos los componentes coincidan con esta tendencia.

Antes, su equipo de trabajo elaboró un estudio de mercado en el que se propuso distintos públicos meta y, por supuesto, se registró la marca. “Mi equipo es parte de mi familia que me asesora todo el tiempo. Mi papá es contador y él me jala para aterrizar las ideas, cuidar las ventas, analizar el mercado, etcétera. Este trabajo en conjunto es primordial para mí que siempre he querido ser una todóloga y debo aprender a delegar”, asegura la diseñadora quien aconseja que los emprendedores busquen a las personas claves para la administración del negocio.

Con la apertura de la tienda, Isela se dio cuenta de otra realidad del diseñador: el trato con la gente, entenderla, recibir críticas y halagos.

Su siguiente paso será buscar y generar los espacios para mostrar sus prendas a nivel nacional e internacional. “Tengo 25 años y me dicen que ya hice mucho pero yo tengo la mentalidad de que voy atrasada y que la vida no me alcanza”.

Agradecemos a Isela Morales compartir con Decide Ser Grande la historia de su pasión por el diseño de modas.