Lourdes Baltazar y Miguel Sambrano. Fundadores de Clínica MAP.

La incansable pasión por ayudar

Transformaron la experiencia del paciente por bajar de peso en un estilo de vida saludable.

 

Miguel Sambrano era un médico general egresado de la Universidad Autónoma de Baja California con una carrera y un prestigio hechos; sin embargo, su pasión por ayudar a la gente iba mucho más allá de la consulta clínica. Por eso, en su afán por bajar de peso a pacientes con hipertensión o diabetes en 2006 tomó la decisión de emprender un nuevo camino con el estudio de la bariatría.

 “El día que recibí mi diploma de bariatra abrí el consultorio”, recuerda Miguel. Había planeado hacer folletos para entregarlos a ginecólogos, cardiólogos y hasta radiólogos. “Mi marketing no era bajar de peso a la gente, sino enseñarles un estilo de vida saludable”. Y para lograrlo a muchos de sus pacientes los enviaba con psicólogos o psiquiatras para entender sus comportamientos y apegos a la comida pero también a un médico del deporte que complementara la idea con un método de ejercicio idóneo para cada persona. Aunque Miguel tenía éxito en este esquema interdisciplinario, lo cierto era que sus pacientes pagaban mucho por tantas consultas.

Lourdes Baltazar llegó a la clínica buscando ayuda para una de sus hijas. La efectividad fue tal que tiempo después regresó para que atendieran a otra de ellas. “Con el método del doctor Sambrano se dio una transformación en mi familia”, recuerda Lourdes, ingeniera en Ciencias Computacionales que, apasionada del tema de la nutrición, llegó un día a la clínica, decidida a proponerle a Miguel participar en su proyecto. Lourdes tenía 21 años trabajando en el gobierno con una situación económica resuelta; sin embargo, se enamoró del proyecto y se contagió de la pasión de Zambrano.

Desde 2009 ambos trabajaron en una metodología para hacer exitoso el modelo interdiciplinario del control del peso y promoción de vida saludable que ofrecerían en la Clínica MAP (Método de Alimentación Proporcional).

Cuando parecía que todo estaba resuelto Lourdes y Miguel se enfrentaron a otro reto: conformar un equipo de trabajo que creara la experiencia médica interdisciplinaria que deseaban en donde el licenciado en Actividad Física colaborara con el psicólogo comunicando en tiempo real el estatus de un paciente a un bariatra. “Nos tomó dos años tener un modelo completo y probado de trabajo en equipo pero ahora todos hablan el mismo lenguaje, es como un trío que está cantando”, comenta Lourdes.

Ambos empresarios aconsejan que la pasión debe ser el principal motor de cualquier emprendedor que tiene en mente iniciar un negocio pues solo así se soportarán las numerosas caídas.

Otra de sus recomendaciones es trabajar en un plan de negocio en el que estén asesorados por un experto externo al equipo fundador. Y, por supuesto, aprender a administrar el negocio. “También es fundamental buscar a la gente correcta. Este primer equipo que te acompaña es clave porque le va a tocar aguantar el vendaval”, dice Lourdes.

Hoy, luego de muchos intentos y fracasos, Sambrano asegura que puede medir el éxito en “la satisfacción del cliente, en grandes resultados que logran sus pacientes con pequeños cambios... porque es un cambio para toda la vida”.

 

Agradecemos a Lourdes Baltazar y a Miguel Sambrano haber compartido con Decide Ser Grande la historia de MAP y por el compromiso con el bienestar de nuestra comunidad.